Cajicá en 4 motivos

Por Diego Alfonso

Queremos recomendar cuatro motivos para visitar Cajicá.

El primero, su riqueza histórica, presente en algunas de las fachadas del centro de este municipio, el tercero más poblado de la región después de Zipaquirá y Chía, aunque es el más pequeño del departamento, con una superficie de 50,4 km².

Un ejemplo es su estación del tren que se construyó en 1926. De estilo republicano, es un edificio imponente que ahora sirve de oficina de una entidad de la administración municipal.

Otra construcción que recuerda su pasado es la Iglesia Inmaculada Concepción, cuya construcción comenzó en 1925 y terminó 21 años después. El 8 de diciembre de 1846 fue inaugurada con el Padre José del Carmen Castro como párroco. Esta iglesia, sin embargo, tiene mucha más historia que recomendamos consultar en http://culturacajica.gov.co/turismo/sitios-de-interes/.

Foto Colombia de Fiesta.

La iglesia de la Inmaculada Concepción queda en el centro de Cajicá.

Pero, más allá de estas construcciones, Cajicá tiene un gran pasado ancestral, pues este territorio hacía parte del zipasgo muisca desde antes de la llegada de los españoles. Historiadores dicen que en épocas prehispánicas, el poblado quedaba a unos dos kilómetros de donde hoy está ubicado, en el sitio conocido como Busongote o Sumongotá (en lengua muisca “cerca de cañas entretegidas”), entre el cerro Monte Pincio (Busongote) y el cerro de las Manas, un sitio estrategico ya que desde allí se podia divisar todo aquel que ingresaba al territorio.

El segundo motivo es su gastronomía. Su vecino, Chía recibe, especialmente los fines de semana, a miles de habitantes de Bogotá y alrededores que llegan buscando sabores nuevos y tradicionales en sus más de 200 restaurantes. Hoy, este impulso gastronómico ha llegado a Cajicá, donde se pueden encontrar muy buenos restaurantes de comida típica, internacional y fusión, y deliciosos postres, además es la tierra de los famoso helados San Jerónimo, tan apetecidos en la capital colombiana.

Foto Colombia de Fiesta

Monte Pincio es uno de los cerros que custodian Cajicá.

El tercer motivo que nos inspiró a recomendar este municipio de la provincia de Sabana Centro es su paisaje natural. Hay diversos recorridos rurales, para disfrutar, preferiblemente, a pie o en bicicleta, de sus verdes postales y de su aire fresco y reconfortante. Lugares como La Cumbre y Montepincio permiten que aficionados a los deportes libres practiquen ciclo montañismo, caminatas y paseos en familia.

El último motivo que resaltamos, aunque usted seguramente puede encontrar otros más, es su ubicación estratégica, pues queda tan solo 40 kilómetros al norte de la capital de la República y de ñapa tiene una agradable temperatura promedio de 14 grados centígrados.

Lo invitamos a ver el video de nuestro recorrido, guiado por la coordinadora de turismo Gloria Mora:

No hay comentarios.

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.